domingo, 26 de mayo de 2013

Encender una vela o quitar la piedra


Estaba un día Diógenes plantado en la esquina de una calle y riendo como loco. 
“¿De qué te ríes?” le preguntó un transeúnte.
 “¿Ves esa piedra que hay en medio de la calle?. Desde que llegué aquí esta mañana, diez personas han tropezado con ella y han maldecido, pero ninguna de ellas se ha tomado la molestia de retirarla para que otros no se tropiecen”.

Amigos míos: Es más fácil organizar una conferencia sobre la contaminación del medio ambiente, que agacharnos a recoger una cáscara de plátano. ¿No creen que sería mejor encender una vela, que maldecir la oscuridad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario