jueves, 30 de mayo de 2013

Más de la Reconstrucción


- El objetivo de la primera etapa, la exploración, es doble:
Primero, proporcionar a la persona un clima de seguridad psicológica para que pueda explorar niveles más profundos de su experiencia.
El terapeuta busca conocer el mundo fenomenológico de la persona con empatía, respeto y fidelidad.
Segundo, iniciar un proceso de expansión de conciencia al contactar las emociones en las escenas de la historia del acompañado. Ésta era un objetivo secundario en la exploración, pero ahora es la principal tarea.
La seguridad psicológica sigue siendo importante pero ya sólo para mantenerla.
- La nueva personalidad emergente surge en gran medida cuando se combina el momento de la expansión de la conciencia con una dosis suficiente de seguridad psicológica.
Cada vez que la persona se conecta más emocionalmente con su experiencia, la capacidad de procesar información emocional se expande. El cambio terapéutico o la integración de recursos difícilmente llega sin el procesamiento de las emociones significativas.

- John Keats decía: "nada se convierte en algo tan real como cuando se experimenta". Aún, el proverbio no es proverbio hasta que la vida te lo haya ilustrado.
- En esta misma línea de pensamiento, se ha sostenido que la función principal de la transferencia positiva es permitir la re-experiencia en una forma no ambigua de las actitudes tempranas ambivalentes a los padres.
- La expansión de la conciencia puede referirse más a la intensidad en la experiencia. Lo cognoscitivo, los contenidos pueden referirse a su claridad o sustento lógico. La "experiencia" corresponde más al hemisferio derecho, el emocional, el analógico. Para Watzlawick el lenguaje terapéutico efectivo es el analógico (Conexión con los relatos).
- Para Zukav, la personalidad construida sobre información proveniente de los sentidos produce un conocimiento limitado, de segundo orden. Los sentimientos son los medios para promover cambios trascendentes, donde la esencia encuentra sus partes. El camino hacia la esencia es a través del corazón.
- El trabajo de tercer orden requiere de un atención concentrada hacia la experiencia interior.
La persona, durante el transcurso del M.S.F. puede estar absorbida por los eventos externos y la gran diferencia entre una experiencia traumatizante y una experiencia terapéutica es la dirección de la atención. La experiencia es traumática no tanto por la intensidad, sino por la carencia de conciencia interna.
De suyo, la conexión emocional intensa es una de las condiciones de expansión de conciencia necesarias para la integración de nuevos recursos.
La consigna es entonces "focalizar" cada detalle de la experiencia interior, sin una sola pizca de censura, los sentimientos, sensaciones, movimientos del cuerpo, mientras "afuera" transcurren los hechos.
- En la "focalización" es posible llegar a descubrir los potenciales profundos hasta entonces escondidos trás los potenciales operativos. 
La expansión por sí misma es insuficiente para acceder o actualizar el potencial profundo de la persona, es decir, para facilitar el cambio de tercer orden.
Focalizar la experiencia significa "detener el tiempo cronológico" en su dimensión horizontal y penetrar a la dimensión vertical. El objetivo es clarificar, detallar, completar.
- En la T.R.E., el terapeuta tiene la opción de buscar el cambio de tercer orden a través de habitar de MANERA VERTICAL los momentos de mayor expansión ocurridos recientemente en la vida de la persona, incluidos los sueños. Así mismo, el terapeuta tiene la alternativa de culminar la reconstrucción en una redecisión de segundo orden. Ambas alternativas son válidas.

EL PARADIGMA DEL TERCER ORDEN
- LA ESENCIA o el POTENCIAL PROFUNDO de la persona, con frecuencia se encuentra enmascarada en la conciencia de la persona como la parte desagradable, incómoda, negada y combatida, que en el corto plazo devuelve una especie de equilibrio frágil y engañoso, pero en el largo plazo le quita vitalidad y energía.
- Autores de diversas orientaciones psicológicas, no sólo psicoanalistas, coinciden en la importancia de integrar la "parte oculta", la "sombra", la "esencia", las "polaridades", "partes negadas", "estados del ego", "potenciales de experiencia profunda", etc.
- Según Alvin Mahrer, el funcionamiento humano se apoya en dos tipos de potenciales: los operativos y los no operativos, que a su vez puede ser básicos y profundos.
* Un potencial operativo es una manera de ser, de experimentar el mundo. Su presencia excluye a otros.
En el nivel horizontal -entre potenciales operativos- puede haber buena, regular o mala relación.
Cada portencial operativo tiene su contraparte profunda con la que existe una relación desintegradora o negativa. Sin embargo, paradógicamente, una experiencia emocional profunda, acentuada y focalizada de un potencial operativo lleva a contactar indefectiblemente, aunque sea tangencialmente, a su contraparte el potencial profundo o básico.
- Rosario Chávez propone la metáfora de las minas de arena (potencial operativo) que en su parte profunda despiden un olor desagradable (potencial profundo). Entonces, la mayoría de los mineros dejan de trabajar ahí para irse a otra mina menos desagradable.
Cada día tenemos diferentes M.S.F. que podemos enfocar y acentuar a pesar de que despida un olor desagradable y sea doloroso soportar. La expansión de la conciencia se acerca junto con el potencial profundo. El M.S.F. es el umbral del cambio de tercer orden, aunque también se puede dejar pasar y continuar la vida -cambiar de mina-.
El mal olor y el aspecto desagradable representan no tanto la calidad del material del potencial profundo, sino más bien la calidad de la relación -destructiva o desintegradora- entre las dos minas -la operativa y la profunda-.
- Aunque entre los potenciales operativos puede haber mala, regular o buena relación; Padilla H. nos propone la "filosofía de la Y", más ligada al pensamiento oriental, donde las cosas pueden ser y no ser a la vez. La filosofía occidental es más excluyente con la "O": esto es o no es. De manera que una persona pueda reconocerse como tímido "Y" también como quien intenta pasar desapercibido "Y" en otros momentos como alguien a quien le gusta aparecer.
La manera como dos partes, aparentemente incompatibles, pueden convivir, reconocerse y, aún más, apreciarse mutuamente, forma parte del reto de la salud mental, intra e interpersonal. Excluir elementos de nuestra comunidad interior, en el corto plazo es "salir del problema", pero en el largo plazo, nos impide crecer.
- La diferencia básica entre la Reconstrucción del segundo y del tercer orden es que en el segundo, se promueve la integración de todos los potenciales operativos, de todos los recursos, en relaciones más constructivas y amigables a nivel horizontal. Y la relación con los potenciales profundos es de franca incompatibilidad.
En cambio en el tercer orden se busca la integración de los dos potenciales, el operativo y el profundo, la dicotomía se vuelve polaridad. Se busca establecer una relación vertical. Los dos adjetivos dicotomizados de pronto se convierten en uno nuevo e integrado, armonioso y funcional.
"De la comunidad interior a la comunidad exterior hay un solo paso".
Sergio Michel y Rosario Chávez

No hay comentarios:

Publicar un comentario