domingo, 12 de mayo de 2013

¡No cambies!


Durante años fui un neurótico. Era introvertido y egoísta. Y todo el mundo insistía en decirme que cambiara. Y yo me ofendía, aunque estaba de acuerdo con ellos, y deseaba cambiar, pero no me convencía la posibilidad de hacerlo por mucho que lo intentara.
Lo peor era que mi mejor amigo tampoco dejaba de recordarme lo neurótico que yo estaba. Y también insistía en la necesidad de que yo cambiara. Y también con él estaba de acuerdo. De manera que me sentía impotente y como atrapado.
Pero un día mi amigo me dijo: no te preocupes si no consigues cambiar, pues yo te quiero porque eres mi amigo, independientemente de cómo seas.

Aquellas palabras sonaron en mis oídos, entonces me tranquilicé. Y me sentí vivo. Y cambié.
___
La aceptación empática del otro derriba las protecciones y deja la energía disponible para vivirse de manera diferente. El temor a no ser aceptado, querido por ser como se es, impide re-crearse en sí mismo y mantiene la atención en las expectativas ajenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario