domingo, 16 de junio de 2013

Emmanuel Mounier


- 1905-1950
- Fundador del personalismo
- Tres acontecimientos marcan su reflexión:
+ la crisis económica posterior a la primera guerra mundial y que acabó en el "crack" de Wall Street, en 1929.
+ la influencia de la revolución rusa de 1917 en el movimiento obrero de toda Europa.
+ La notable represión existente.
- Educador de vocación
- Fundador de la Revista Espirit
- vivió la pobreza voluntaria para asemejarse a los pobres.
- Su trabajo tuvo tres dimensiones:
+ política: el espítiu humano necesita encarnarse en la política para no alienarse.
+ histórica: lo político se inscribe en la historia y ésta, en la civilización. El personalismo de Munier quiere dar respuesta a la crisis de civilización.
Las personas son las encargadas de darle sentido a la historia.
Su propuesta se coloca entre el progreso y la escatología. El error del progresismo es no ver que el hombre no se consume en su histórico devenir. El error del escatologismo es rechazar la historia o evadirse de ella; no comprometerse con el hombre concreto.
El tiempo tiene una dimensión horizontal (continuidad en los momentos) y una dimensión vertical (misterio, sorpresa, eternidad). El tapiz de la historia está tejido por la dimensión horizontal de compromiso y por la vertical de profundidad.
+ espiritual: La dimenión histórica implica la espiritual.
La persona es un ser trascendente: abierto, que elige, un ser libre.
El hombre vive en la ambivalencia - de decidir, de trascender- puede perderse en el cinismo o en el idealismo. Mounier llama a esta ambivalencia, el optimismo trágico.
- Mounier parte de la crisis de la civilización del hombre moderno, en sus problemas históricos, no de problemas filosóficos abstractos.
- El personalismo tiene una característica: es asistemático e imprivisible -como el ser humano-.
-"El personalismo es: perspectiva, método y exigencia".
El destino del hombre es la uión de todas sus dimensiones: material, espiritual...en una llamada continua a la plenitud.
Rechaza el método deductivo de los dogmáticos y el empirismo bruto de los realistas. La principal regla de acción del personalista es encontrar una fiosofía dl hombre con análisis histórico.
El personalismo es exigencia de compromiso total e incondicional.

Rasgos metafísicos de la persona:
a) Refexión escolástica.
Se apoya en el pensamiento filosófico cristiano.
La metafísica de la persona está mediatizada por una ética y una política, al tiempo que está en juego una teoría de la encarnación.
Mounier distingue persona de personalidad; la personalidad es un horizonte histórico y variable donde se sitúa la persona, el resultado de todo un esfuerzo de personalización, corresponde al elemento cultural y ambiental en el que la persona se desarrolla. Mounier intenta de-finir, de-limitar a la persona en unos términos concretos: un ser espiritual constituido como tal por una forma de subsistencia mediante su adhesión a una jerarquía de valores libremente aceptados en una constante conversión: unifica así toda su actividad en la libertad y desarrolla, por añadidura, a impulsos de actos creadores, la singularidad de su vocación.
En Mounier el concepto de ser adquiere otros matices (diferentes a los de Boecio: sustancia individual de naturaleza racional), no hay tanto naturaleza humana cuanto condición humana. con este término se expresa de una forma más adecuada el papel de la subjetualidad, entendida como corporal-relacional. Así como para el tomismo el cuerpo humano no era sino una sustancia incompleta, para el personalismo lo corpóreo es un acto imprescindible en los actos cognitivos.
Para la escolástica la sustancia personal se caracterizaba por una incomunicabilidad que le otorgaba su ser más propio, Mounier postula la apertura mutua de los sujetos: Al dar mayor primacía a las relaciones interpersonales yo-tú. Mounier se sitúa próximo a la tradición actualista kantiana, en la que la persona se constituye por una serie continuada de actos que configuran su yo personal por relación con los demás sujetos.

b) Desde la reflexión fenomenológica.
La estructura fundamental de la persona humana es en Mounier la intencionalidad corporal. Es decir, una INTENCIONALIDAD DINÁMICA RELATIVA AL OTRO SER CORPORAL de manera que el ser humano se configura como una entidad haciéndose continuamente, tendiendo constitutivamente a lo otro.
Estamos ante un ser que se enajena de sí, se descentra, se aliena de sí para poder reflexionar y conocer. Posteriormente viene el ensimismamiento en la conciencia.
Luego de salir de sí (1), comprenderse y asumir (2), viene el dar (3)

Son tres los ejes en torno a los cuales se articula la existencia personal:
a) vocación.- Constante búsqueda en libertad y dignidad frente a Dios.
b) encarnación.- El alma está limitada por la realidad sensible y particular. La encarnación es un misterio que trasciende la historia pero se desarrolla en la historia.
c) comunión-comunicación.- Mounier quiere descentrar al individuo de sí. Lo esencial de la persona es su entrega, su compromiso, su comunicación.

Un Humanismo del siglo XX: el personalismo
Agustín Domingo Moratalla

No hay comentarios:

Publicar un comentario