sábado, 31 de agosto de 2013

El mantra secreto


El aspirante se arrodilló frente al maestro para ser iniciado en el discipulado. El gurú se acercó y le susurró al oído el sagrado mantra secreto, advirtiéndole de que por ninguna razón se lo revelara nadie. “¿Y qué ocurrirá si lo hago?”, preguntó el aspirante. “Aquel a quien revelares el mantra,”, le dijo el maestro, “quedará libre de la esclavitud, de la ignorancia y del sufrimiento; pero tú quedarás excluido del monasterio y te condenarás para toda la eternidad”. 
Tan pronto hubo escuchado aquellas palabras, el joven aspirante salió corriendo hacia la plaza del mercado. Congregó una gran multitud en torno a él y repitió tan fuerte como se lo permitió su garganta el sagrado mantra, para que fuera oído por todos y disfrutarán de las bendiciones que les iba a proporcionar. 
Los otros discípulos no tardaron en contárselo al maestro y exigieron que fuera expulsado del monasterio por desobedecer. 
El gran maestro sonrió y dijo: “Ese muchacho no necesita nada de cuanto yo pueda enseñarle. Con su acción ha demostrado ser un maestro con todas las de la ley”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario