viernes, 30 de agosto de 2013

Huellas en la arena


Cuenta una historia que dos amigos iban caminando por el desierto. En algún punto del viaje comenzaron a discutir y un amigo abofeteó al otro. 
Lastimado, pero sin decir nada, escribió unas palabras en la arena: “Mi mejor amigo me ha dado hoy una bofetada.” 
Siguieron caminando hasta que encontraron un oasis, donde decidieron bañarse. 
El amigo que había sido abofeteado comenzó a ahogarse pero su amigo, sin pensárselo dos veces se arrojó a la charca y lo salvó. 
Después de recuperarse, grabó en una piedra: 
“MI MEJOR AMIGO HOY SALVO MI VIDA” 
Cuando terminó, su amigo le preguntó: 
“Cuando te pegué escribiste en la arena y ahora lo haces en una piedra. ¿Por qué?” 
Su amigo respondió: “Cuando alguien nos lastima, debemos escribirlo en la arena donde los vientos del perdón pueden borrarlo y eliminar todo rastro. Pero cuando alguien hace algo bueno por nosotros, debemos grabar en piedra donde no pueda ser borrado por el viento.” 

No hay comentarios:

Publicar un comentario