viernes, 23 de agosto de 2013

Responsabilidad tripartita


"Cuando el temperamento ha sido bien estructurado por el apego seguro de un hogar familiar apacible, el niño, en caso de prueba, habrá adquirido la capacidad de ir en busca de un sustituto eficaz. El día en que los discursos culturales ya no se dediquen a considerar a las víctimas como cómplices del agresor o presas del destino, el sentimiento de haber sido herido será más llevadero. Cuando los profesionales sean menos incrédulos, sarcásticos o moralizadores, los heridos iniciarán los procesos de reparación mucho antes de lo que lo hacen hoy. Y cuando los responsables sociales acepten disponer simplemente en torno a los descarriados espacios para la creación, para las palabras y los aprendizajes sociales, nos sorprenderá ver que un buen número de heridos consigue metamorfosear sus sufrimientos y convertirlos, pese a todo, en una obra humana.
Pero si el temperamento está mal estructurado por un hogar familiar desgraciado, si la cultura silencia a las víctimas causándoles con ello una nueva agresión, y si la sociedad abandona a sus hijos que ya da por perdidos, no habrá esperanza alguna para los traumatizados".
Boris Cyrulnik
Los patitos feos, pag. 28

No hay comentarios:

Publicar un comentario