viernes, 20 de septiembre de 2013

Bienaventuranzas alternativas


Cuatro monjes decidieron caminar juntos en silencio durante un mes. El primer día, todo fue estupendamente; pero, pasado el primer día, uno de los monjes dijo: “Estoy dudando si he cerrado la puerta de mi celda antes de salir del monasterio”. Y dijo otro de ellos: “¡Estúpido! ¡Habíamos decidido guardar silencio durante un mes, y vienes tú a romperlo con esa tontería!”. Entonces dijo el tercero: “Y tú, ¿qué? “¡También tú acabas de romperlo!”  Y el cuarto monje dijo: “A Dios gracias, yo soy el único que no ha hablado”.     
Qué difícil nos resulta... ¿verdad?
_______

Dichosos los que saben reírse de sí mismos, porque no terminarán nunca de divertirse.
Dichosos los que saben distinguir una piedra de una montaña, porque se evitarán muchos inconvenientes.
Dichosos los que saben descansar y dormir sin buscarse excusas: llegarán a ser sabios.
Dichosos los que saben escuchar y callar, aprenderán cosas nuevas.
Dichosos los que son suficientemente inteligentes como para no tomarse en serio: serán apreciados por sus vecinos.
Dichosos los que están atentos a las exigencias de los demás, sin sentirse indispensables: serán fuente de alegría.
Dichosos ustedes cuando sepan mirar seriamente a las cosas pequeñas, y tranquilamente  a las cosas importantes: llegaran lejos en esta  vida.
Dichosos ustedes cuando sepan apreciar una sonrisa y olvidar un desaire: vuestro camino estará lleno de sol.
Dichosos ustedes cuando sepan interpretar con benevolencia las actitudes de los demás, aún contra las apariencias: serán tomados por ingenuos, pero es el precio justo de la caridad.
Dichosos los que piensan antes de actuar y rezan antes de pensar: evitarán muchas tonterías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario