jueves, 19 de septiembre de 2013

La muñeca de sal


¿Quién soy yo? La búsqueda de sí mismo constituye la tarea principal  de todo ser humano. Es un camino. Y en el camino ahondamos en misterios tales como el éxtasis, el genio, el despertar religioso...Ese lugar invisible, aunque parece vacío es, en realidad, la matriz de la creación. Nos descubriremos como parte de “el Todo”.
Una muñeca de sal recorrió miles de kilómetros de tierra firme hasta que, por fin, llegó al mar.
Quedó fascinada por aquella móvil y extraña masa, totalmente distinta de cuanto había visto hasta entonces.
“¿Quién eres tú?”, le preguntó al mar la muñeca de sal.
Con una sonrisa, el mar le respondió: “Entra y compruébalo tú misma”.
Y la muñeca se metió en el mar. Pero, a medida que se adentraba en él, iba disolviéndose, hasta que apenas quedó nada de ella. Antes de que se disolviera el último pedazo, la muñeca exclamó asombrada: 

“¡¡¡Ahora ya sé quién soy!!!”

No hay comentarios:

Publicar un comentario