miércoles, 18 de diciembre de 2013

Eneatipo 2

2
Herida: No me sentí amado.
Miedo: A que no me quieran.
Motivación: Libertad e independencia. Servicio.
Al sentir la desconexión de la esencia, el vacío lo etiqueta como: Falta de dependencias.
Características negativas más sobresalientes: Honestidad y Coraje por debajo del desarrollo normal. Búsqueda de la adulación. Muestra comportamientos seductores. Falta de atención a sus propias necesidades. Falta de sentido de la dignidad. Tímidos, nerviosos, apocados. Estado casi permanente de enojo. Frecuentes o fáciles desmayos.
Metaprogramas más utilizados: Trocean la información en grandes segmentos. Kinestésico interno emocional. De referencia externa. Atención a los otros.
Valores sobresalientes: La libertad y la ayuda, pero para ser necesitados.
Polaridad:
Pecado: Orgullo
Patología: Histriónica
Creencias: Casi siempre, tomo la iniciativa de volver a contactar con los amigos.
                    Para mí lo que cuenta, por encima de todo, es amar y ser amado.
                    Me siento feliz de que me necesiten.
                    De lo que más me enorgullezco es de saber prestar un servicio fácilmente.
                    Creo que ayudar a los demás en todo y sentirte valorado y reconocido es lo más hermoso.
                    Sé que mis ayudas a la gente se verán recompensadas cuando yo las necesite.
                    Considero importante cuidar los detalles para con los amigos. Recordar los onomásticos y las fechas importantes es lo que distingue a quien los quiere.
                    Lo importante en una reunión de amigos es el intercambio, influir en la gente y progresivamente ser alguien en sus vidas.
                    Siento ganas irresistibles de ayudar a otros -y lo hago-, aunque ellos no manifiesten visiblemente su necesidad.
                    Yo tomo la iniciativa en prestar servicio y los otros en recibirlo, eso sí, a cambio de un cierto reconocimiento por parte de ellos.

Origen: Es posible que se consolidara el punto en la infancia, cuando se identificaron más de la cuenta con alguno de sus padres, ejerciendo desde muy pronto como pequeño papá o mamá. Crecieron con la idea de servir a otros -abuelos, padres enfermos, hermanos menores, etc.- y de ese modo ganarse el cariño y el reconocimiento; cuando no se les alababa o criticaba se sentían muy afectados. Niños complacientes y cumplidores que eran el orgullo de la familia, especialmente por su “gracia” o servicialidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario