jueves, 19 de diciembre de 2013

Eneatipo 3

3
Herida: No me atendieron. Me abandonaron.
Miedo: Al fracaso, a la ineficiencia, a la burla.
Motivación: Logro de éxito, valor, prosperidad y equilibrio.
Al sentir la desconexión de la esencia, el vacío lo etiqueta como: Desequilibrio y Dependencia.
Características negativas más sobresalientes: Desconocimiento o ausencia de coraje, sinceridad u honestidad. Ansiedad. Miedo a la gente. Miedo a la muerte. Deleite con la desgracia ajena. Tolerancia con la injusticia.
Metaprogramas más utilizados: Dirección hacia lo positivo y placentero. Proactivo. Orientación del tiempo de presente a futuro. Ritmo rápido. Orientados hacia sí mismo. Kinestésicos primarios y visuales secundarios. Operaciones modales “Yo quiero”. Disociado del sentir.
Valores sobresalientes: Actividad, logro, consecución, meta, imagen, triunfo, premio, etc.
Polaridad:
Pecado: Vanidad.
Patología: Histérica
Creencias: Estoy atento a lo que los demás señalan de lo que he hecho y dicho.
                    Me gusta tener objetivos precisos y saber en qué etapa me encuentro.
                    Me gusta el trabajo en equipo y que me reconozcan como un colaborador eficaz.
                    Prefiero, generalmente, participar en el lanzamiento de un nuevo proyecto, mucho más que entrar en uno ya funcionando.
                    Creo que dar una buena imagen es muy necesario a la hora de establecer relaciones. El primer impacto es el que cuenta.
                    El dinero es muy importante; no te da la felicidad, pero ayuda a conseguirla.
                    En esta vida es importante tener éxito, en cualquier actividad, pues eso te da vida.
                    Me enfado mucho, me vuelvo agresivo cuando alguien resulta incompetente, sobre todo si dependo en algo de él.
                    Desconfío de las grandes teorías. Es suficiente con emprender, y los problemas se resolverán por sí mismo una vez que se actúe.
                    Lo que cuenta en la vida es la acción. Es lo que le da sentido y te hace estar vivo.

Origen: Estas características pudieron quedar insertadas en la infancia cuando se les valoró en exceso por alguna de las cualidades naturales que poseían -belleza, habilidad deportiva, dicción, simpatía, destreza musical, etc.- o se les forzó a desarrollarla, inculcándoles la competitividad y ansia por el éxito en aquello que participaban. Desde pequeños esperaban permanentemente el elogio y gratificaciones como buenos en todo lo que hacían. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario