sábado, 21 de diciembre de 2013

Eneatipo 5

5
Herida: No me creyeron.
Miedo: Al vacío. A sentirse sin nada, solo. Ser aniquilado, anulado.
Motivación: Ávido de conocimiento. Acumulador de datos.
Al sentir la desconexión de la esencia, el vacío lo etiqueta como: Carencia. Como si nada existiera. 
Polaridad:
Pecado: Avaricia de todo: tiempo, información, espacio, experiencias, posesiones, etc.
Características negativas más sobresalientes: Envidioso. Lujurioso. Testarudo. Insociable. Desesperado. Aislado de la vida. Tacaño. Apático generalizado con respecto a las cosas de la vida.
Metaprogramas más utilizados: Disociado. Pasivo. Orientado a sí mismo. Referencia interna. Auditivo primario.
Valores sobresalientes: conocimiento, soledad, ahorro.
Patología: Esquizoide.
Creencias: Necesito indispensablemente observar durante largo tiempo a la gente antes de tomar partido, si me lo piden.
                    Para mí, la mejor manera de resolver un problema es dejar pasar el tiempo y reflexionar.
                    Después de todo, sólo contamos con nosotros mismos: es lo más cómodo y lo más seguro.
                    Antes de emprender algo, necesito disponer del tiempo necesario para reflexionar a solas.
                    Para mí tener mis ratos de aislamiento o soledad es muy importante.
                    Soy de la idea de que cualquier cosa, por insignificante que parezca, puede serte de utilidad en algún momento.
                    Es preferible mantenerse en un rincón observando a la gente, que es como se conoce, antes que la palabrería inútil.
                    Es importante que la gente venga a uno, no que uno vaya a la gente.
                    Ante cualquier situación complicada, mientras los demás se enfadan y fracasan, yo soy capaz de encontrar la solución.
                    Me interesa seguir aprendiendo, incluso si no sé para qué me puede servir.
                    Me pillan desprevenido cuando me piden, a bocajarro, que exprese mis sentimientos.

Origen: Posiblemente, el vértice cinco quedara fijado en la infancia por las circunstancias de que en él hubo alguna situación que le producía una fuerte sensación de inseguridad ante los demás, provocada por amenazas o castigos -no necesariamente de parte de los padres-. Para evitar la amenaza se tornó solitario, lector empedernido, coleccionista nato y clasificador. Tuvo pocos amigos y éstos poco comunes. Independiente y crítico, evitaba el enfrentamiento físico. Niño serio, que se sintió controlado e ignorado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario