domingo, 22 de diciembre de 2013

Eneatipo 6

6
Herida: No apostaron por mí.
Miedo: A que me abandonen o me rechacen.
Motivación: La Norma. La fuerza o seguridad.
Al sentir la desconexión de la esencia, el vacío lo etiqueta como: Debilidad. 
Polaridad:
Pecado: Cobardía.
Características negativas más sobresalientes: Sentirse víctima. Carece del conocimiento de la sobriedad, moderación o templanza. Reacciona en exceso a sus emociones de miedo, manifestándose agresivo, dudoso, afligido, hipocondriaco.
Metaprogramas más utilizados: No presente. Polarizado hacia referencia externa. Clasifica por información. Disociado. Pasivo. Dirección hacia lo positivo y lejos del sufrimiento. Auditivo.
Valores sobresalientes: Coraje, valor, seguridad.
Patología: Paranoide y fóbica.
Creencias: Antes de emprender un proyecto en equipo, me gusta que se defina con precisión el papel de cada uno y las reglas a seguir.
                    Deseo explorar todas las posibilidades antes de tomar una decisión. Pero si es urgente, la tomo con rapidez.
                    Para mí, ciertamente la lealtad es la cualidad más elevada.
                    Llego a estar ansioso.
                    Detesto el cambio por el cambio.
                    Lo que menos me gusta en la vida es que me pillen en falta.
                    La obediencia es una gran virtud, si la autoridad es competente.
                    Nunca te puedes fiar de nadie, en cuanto te descuidas te la pegan.
                    Para sentirme con plena seguridad tengo la necesidad de saber lo que se cuece detrás de lo que dice la gente.
                    Puedo percibir las amenazas o el peligro que los otros no captan totalmente.

Origen: Pudo haber quedado fijado en la infancia debido a la poca valoración familiar que le dieron; en consecuencia, buscó con su actuación el reconocimiento de la autoridad familiar, a fin de recibir el premio o la felicitación, aunque internamente se rebelara -sin exteriorizarlo-, para demostrarse a sí mismo su valía y estima. Este niño era un buen amigo de los amigos, aunque sentían una constante de peligro por lo que buscaba grupos para defenderse de los demás y se subyugaba al jefe. En ocasiones puede que se mostrara mandón, cínico y sarcástico con los que consideraba inferiores, como una forma de autoafirmación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario