miércoles, 11 de diciembre de 2013

Nelson Mandela, frases.

Nelson Rolihlahla Mandela: Sus Frases:

La pobreza no es natural;  es creada por el hombre y puede superarse y erradicarse mediante acciones de los seres humanos. Y erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es un acto de justicia.

Necesitamos situar la erradicación de la pobreza en el primer lugar de las prioridades mundiales. Hemos de tener claro que todos compartimos una humanidad común y que nuestra diversidad en todo el mundo es la mayor fortaleza de nuestro futuro conjunto.

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.

El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas otras cosas… Tiene más capacidad que los gobiernos de derribar barreras raciales.

Mi ideal más querido es el de una sociedad libre y democrática en la que todos podamos vivir en armonía y con iguales posibilidades.

Cuando decidimos tomar las armas fue porque la única opción restante era rendirse y someterse a la esclavitud.

Derribar y destruir es muy fácil. Los héroes son aquellos que construyen y que trabajan por la paz.

Los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo.

Durante mi vida me he dedicado a esta lucha del pueblo africano. He batallado contra la dominación blanca y también contra la dominación negra. He albergado el ideal de una sociedad libre y democrática en la que todas las personas convivan en armonía y en igualdad de oportunidades. Es un ideal, del que tengo la esperanza de alcanzar en vida. Pero, si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto morir.

Si yo soy tu líder tienes que escucharme. Y si no quieres escucharme, lo que tienes que hacer es abandonarme como líder.

Siempre parece imposible hasta que se hace.

La mayor gloria en la vida no consiste en no caer, sino en levantarnos cada vez que caemos.

No hay nada como volver a un lugar que parece no haber cambiado para descubrir en qué cosas has cambiado tú mismo.

Me gustan los amigos que tienen pensamientos independientes, porque suelen hacerte ver los problemas desde todos los ángulos.

Aprendí que el coraje no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es quien no siente miedo, sino quien conquista ese miedo.

Después de escalar una gran colina uno se encuentra sólo con que hay muchas más colinas escalar.

No me juzgues por mis éxitos, júzgame por las veces que me caí y volví a levantarme.

Si esperas, las condiciones ideales nunca se darán.

Una de las cosas más difíciles no es cambiar la sociedad sino cambiarse a uno mismo.

Nunca, nunca y nunca otra vez, debería ocurrir que esta tierra hermosa experimente la opresión de una persona por otra.

No acostumbro a usar las palabras a la ligera. Si 27 años en prisión nos han enseñado algo, ha sido llegar a entender, desde el silencio de la soledad, hasta qué punto las palabras son preciosas y hasta qué punto el lenguaje verdadero tiene su impacto en la forma en que la gente vive y muere.

No olvides nunca que un santo es un pecador que persevera.

Lo que cuenta en la vida no es el mero hecho de haber vivido. Son los cambios que hemos provocado en las vidas de los demás, lo que determina el significado de la nuestra.

En mi modesta medida, he cumplido con mi deber, con mi país y con mi pueblo.

Si tengo que morir, declaro para todos los que quieran saberlo que iré al encuentro de mi destino como un hombre.

La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que él considera como su deber para con su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que he hecho ese esfuerzo y que, por lo tanto, dormiré por toda la eternidad.

¡¡¡Soy el amo de mi destino. Soy el capitán de mi alma!!!

Nelson Mandela, Abogado y político, fue el primer presidente de Sudáfrica elegido democráticamente. En 1962 fue arrestado y condenado por varios cargos, permaneciendo prisionero durante 27 años en penosas condiciones. Se convirtió en un símbolo de la lucha contra la esclavitud y el racismo dentro y fuera de su país, una figura legendaria que representaba la falta de libertad de todos los negros sudafricanos. Recibió más de 250 premios y reconocimientos, incluido en 1993 el Premio Nobel de la Paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario