viernes, 18 de abril de 2014

La "suerte" de Tiger Woods

La pelota del golfista Tiger Woods había ido a parar a un banco de arena. Se requería un golpe verdaderamente difícil para sacarla de ahí. El campeón se dedicó durante un buen rato a sopesar la forma de abordarlo. Finalmente, se dirigió a la pelota, concentró todas sus energías y lanzó el golpe. El público observó cómo la pelota volaba por los aires, descendía, rebotaba un par de veces y finalmente acababa entrando en el hoyo.
“Eso sí que ha sido un golpe de suerte, Tiger”; le gritó alguien de entre el público.
“Sí que lo ha sido", respondió Tiger. “Pero, ¿sabe qué?, cuanto más práctico, mejor lo hago, y cuanto mejor lo hago, más suerte tengo”.

Las conductas más logradas no son cuestión de azar: se apoyan en una comprensión de las estructuras y de las pautas que están a la base de las realizaciones prácticas excelentes. El "saber cómo” no tiene precio y se puede aprender. La formación y el desarrollo de alta calidad no son caros. La ignorancia sí sale cara.

Más magia de la metáfora
pag. 48 

No hay comentarios:

Publicar un comentario