jueves, 19 de junio de 2014

Autoestima

Según Carlos Rogers todos tenemos el mismo problema, aunque presentamos diferentes síntomas. El problema es: no nos comprendemos, aceptamos y amamos a nosotros mismos.
Por ello, Rogers sugiere que, en lugar de centrarnos en los síntomas, debemos simplemente aceptar a las personas como son. "Te acepto. Te comprendo. Me preocupo por ti".

En cierta ocasión, un sabio y viejo profesor se dirigió a un grupo de jóvenes  y entusiastas estudiantes a los que encargó la tarea de encontrar una flor insignificante en la cuneta de un solitario camino, pidiéndoles al mismo tiempo que estudiaran la flor largo rato. "Lleven una lupa y estudien las delicadas nervaduras de las hojas fíjense en los matices y tonos de color. Giren la hoja lentamente y observen su simetría. Y recuerden que esa flor podría haber pasado desapercibida y haber sido despreciada si no la hubieran encontrado y admirado".
Cuando los estudiantes regresaron  después de haber cumplido su tarea, el sabio y viejo profesor comento: "Así son también las personas, cada una es diferente, minuciosamente trabajada y singularmente dotada. Pero tienes que dedicarle tiempo para apreciarla. Demasiadas personas pasan de percibidas y son despreciadas porque nadie les ha consagrado nunca tiempo ni ha admirado su singularidad".

Las estaciones del corazón 
Pp. 19-20 

No hay comentarios:

Publicar un comentario