martes, 17 de junio de 2014

Autoimagen

La actitud es un lente de la mente.
La actitud con que cada quién se ve a sí mismo es la autoimagen.
Si me percibo como un perdedor, actuó como tal y me aproximo a cada nueva persona o situación con mentalidad perdedora.
Todas mis expectativas se impregnan de mi autoimagen.
Y la expectativa es la madre del resultado. Ahora que fracaso confirmo mi sospecha de ser un perdedor.
Es un círculo vicioso.

Es un hecho que no podemos amar a los otros si no nos amamos a nosotros mismos.
Una autoimagen pobre es como una violenta guerra civil en nuestro interior.

Para entender lo que significa amarse a sí mismo, revisemos lo que significa amar a otro. Al menos son tres cosas: afirmar su valor incondicional, satisfacer sus necesidades y, perdonar y olvidar los fallos.
Pregúntate:
- ¿He intentado realmente ver y afirmar mi valor incondicional y único tal como lo veo y afirmo de otros?
- ¿Intento verdaderamente considerar y satisfacer mis propias necesidades tal como consideró y satisfago las de otros?
- ¿Me he perdonado realmente a mí mismo por mis faltas y errores, del mismos modo como he perdonado las de otros?

Las estaciones del corazón
P. 18, 22-24 

No hay comentarios:

Publicar un comentario