lunes, 16 de junio de 2014

El maestro


Estimados compañeros y amigos: Los maestros juegan un papel muy importante no sólo en la sociedad, sino en la vida de cada uno de nosotros. Nos enseñaron a descubrir nuestros talentos y la fuerza del conocimiento. Seamos agradecidos con ellos.

El maestro

El maestro es un profeta, por cuanto que pone, en cada alumno que educa,  los cimientos del mañana.
También es un artista, porque la arcilla con que trabaja es el material precioso de la personalidad humana.

Es un amigo, porque su corazón responde a la fe y a la confianza que en él han depositado sus alumnos.
Es ante todo un ciudadano, ya que su obra estriba en mejorar la sociedad con su enseñanza y su ejemplo.

Es un pionero, porque siempre está intentando lo imposible. Y lo más curioso del caso es que siempre gana.
Es un creyente, todos sus actos se refieren a la fe en el mejoramiento constante de la mente, las facultades y la capacidad de la raza humana.  

Quizás tú no tengas ni la vocación ni las cualidades para llegar a ser un maestro, pero no te preocupes, hay otras maneras de ayudar a tu prójimo y mejorar en la medida de lo posible sus condiciones, ya que eso no está necesariamente reservado sólo a los maestros.

Anima a tus semejantes que hagan uso de los talentos que Dios les ha dado para que sirvan para el bien y la prosperidad universal.

Amigos míos: “Teniendo cada quien dones que difieren entre sí”, dice la Biblia, “de acuerdo con la gracia que Dios nos ha dado, usémoslos”.

(Joy E. Morgan).

No hay comentarios:

Publicar un comentario