miércoles, 4 de junio de 2014

Turistas en apuros


El cuerpo es el servidor de la mente. El cuerpo obedece las operaciones de la mente, por eso la enfermedad y la salud, tienen su origen en el pensamiento. Las personas que viven temerosas de una enfermedad, son las que más fácilmente las contraen.

Turistas en apuros

Un grupo de turistas había quedado aislado en un lugar desértico y, como no tenían más víveres que una lata de conserva cuyo plazo de caducidad ya había expirado, decidieron dárselo a probar antes a un perro, el cual pareció comerlo con gusto y no padecer ningún tipo de efectos.

Pero al día siguiente se enteraron de que el perro había muerto, y todo el mundo fue presa del pánico. Muchos comenzaron a vomitar y a quejarse de fiebre y disentería.

Consiguieron los servicios de un médico para que tratara a las víctimas del envenenamiento. El médico quiso saber qué le había ocurrido exactamente al perro, para lo cual se hicieron las debidas pesquisas. Y un vecino del lugar, que lo había visto casualmente, dijo: “¡Ah!, ¿el perro? Anoche fue atropellado por un automóvil”.

Los seres humanos reaccionan no frente a la realidad, sino frente a las ideas que tienen en su mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario