martes, 30 de septiembre de 2014

Un acto de confianza

De no haber sido por una esposa confiada, Sophía, tal vez no habríamos listado entre los grandes nombres de la literatura el nombre de Nathaniel Howthorne. 
Cuando Nathaniel, acongojado, fue a casa a decirle a su esposa que era un fracasado y lo habían  despedido de su trabajo en una oficina de aduanas, ella lo sorprendió con una exclamación de alegría.

         --¡Ahora puedes escribir tu libro! –dijo triunfante.
         --Sí –replicó el hombre, con la confianza abatida---, ¿y de qué vamos a vivir mientras lo escribo?
Para su asombro, ella abrió un cajón y sacó de ahí una cantidad considerable de  dinero.

         --- ¿De dónde sacaste eso? ---exclamó.
         --- Siempre he sabido que eres un hombre talentoso ---le dijo---. Sabía que algún día escribirías una obra maestra, así que cada semana ahorraba un poco del dinero que me dabas para la casa. Así que aquí hay suficiente para que nos dure todo un año.

De su fe y confianza surgió una de las más grandes novelas de la literatura estadounidense, La letra escarlata.

En toda adversidad está la semilla de la oportunidad. El arte de saber triunfar consiste en no intentar cuestionarnos todo lo que nos pasa con un “¿por qué?” sino con un  “¿para qué?”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario