domingo, 23 de noviembre de 2014

Autorregulación Organísmica

- Aún sin ser explicado en detalle conceptual, sugiere una evocación en el funcionamiento de las personas: a saber, una confianza básica en ser uno mismo y en la naturaleza humana y que ésta, entregada a su suerte y libre de interferencias, sólo nos podía llevar a un lugar bueno y sanador, un lugar de espacio e integración de todos los aspectos de la personalidad.
 
- Para Claudio Naranjo "no es una materia diferente sino una traducción biológica de lo existencial de ser uno mismo" y va de la mano con lo que ha autodenominado "hedonismo humanista".
 
- Las principales interferencias al proceso espontáneo son la red de obligaciones interiorizadas, la autoimagen construida y, su nexo lógico con todo aquello que no somos conscientes o ignoramos.
 
- Parece que Fritz Perls aludía al "Tao" al referirse a la autorregulación organísmica que vendría a ser: "un curso de acción apropiada dictada más bien por una profunda intuición que por la razón.
 
- En mi opinión (Joan Garriga) la autorregulación organísmica presupone cuatro dimensiones:
1.- Existe una fuente de vida misteriosa de la que mana lo bueno a la que intuitivamente nos podemos confiar pues nos dirije a la realización de nuestra potencialidad.
2.- Esta fuente se abre paso a través de los impulsos espontáneos y fenómenos de sincronicidad a los que es mejor ceder y respetar.
3.- Conlleva la no exclusión, el respeto, integración y buena acogida de todos los contextos, aspectos y partes de uno.
4.- La exclusión deviene en pervensión o en enfermedad física, psíquica, emocional y espiritual.
 
En la terapia se hace operativa como "un hacer espacio a la vivencia y al reconocimiento" de lo interno, sin excluir aun aquello que esta comprometido con la autoimagen idealizada.
 
PP. 234-235
Gestalt de vanguardia
Claudio Naranjo
Saga Ediciones
Argentina, 2004

No hay comentarios:

Publicar un comentario