lunes, 3 de noviembre de 2014

El proceso de iniciación en los cuentos de hadas

Eliade ve el proceso de iniciación como un patrón compuesto de siete etapas:
- separación de la madre
- muerte y renacimiento simbólicos
- "regresus ad uterum" y renacimiento -olvido de la vida anterior-
- entrada en el mundo salvaje -la selva, el mar-
- el héroe combate contra los demonios con ayuda mágica o animal
- el descenso al submundo, experiencias penosas, tareas imposibles,
- hallazgo de las verdades tenebrosas

Vemos claramente cómo los cuentos de hadas siguen también este mismo patrón.

"Cualquiera que sea la postura que uno tome en la controversia en cuanto al origen y significado de los cuentos de hadas, es imposible negar que las experiencias desagradables y las aventuras de sus héroes y heroínas se pueden traducir siempre en términos iniciatorios…Los escenarios iniciatorios, incluso camuflados como están en los cuentos de hadas, son la expresión de un psicodrama que responde a una necesidad profunda del ser humano”.

Debe tenerse en cuenta que el cuento de hadas emplea a menudo el simbolismo numérico iniciático de los 7 estados del cosmos, los 7 infiernos y los 7 cielos. Los 7 hermanos o hermanas de los cuentos de hadas son, en realidad, aspectos de una persona; de aquí que el séptimo sea el perfecto. (Cfr. el simbolismo del 7 en los chakras, las espirales dinámicas, los días de la semana, la creación según el génesis, etc.)
El número que aparece con mayor frecuencia, después del 7, es el 3. El poder del 3 es universal y el mundo creado es tripartito, como el cuerpo, el alma y el espíritu, el nacimiento, la vida y la muerte, el pasado, el presente, y el futuro, y las tres fases de la luna, suprema controlador del tiempo. Como dijo Aristóteles: "La Tríada es el número del todo, ya que tiene un principio, un centro y un final”. El poder divino también se manifiesta como la Trinidad o Tríada. Es también la cantidad desconocida, el "tertium quod non datur”, por lo que en el cuento el tercer hijo aparece con frecuencia como el simple, la cantidad desconocida.

Todos los rituales están relacionados con el paso de un estado inferior a otro superios, sobre todo en los ritos iniciáticos de paso, transición y transformación. Dice Joseph Campbell: “Toda la mitología, ya sea del pueblo o de los eruditos, preserva la iconografía de la aventura espiritual…Lo mismo ocurre con el cuento de hadas, que procede del mito; en realidad, “el contenido del conocimiento tradicional (folklore) es metafísico. Si no lo reconocemos se debe sobre todo a nuestra ignorancia abismal de la Metafísica”.

Los cuentos satisfacen necesidades psíquicas y espirituales enraizadas profundamente en el individuo y cumplen la función del mito para la raza, ambos siguen líneas tradicionales y obedecen a las leyes universales del simbolismo. En ellos encontramos el motivo constante de la lucha del hombre para encontrar su verdadera valía, su identidad interior, su lugar en el universo.  Sus argumentos hacen referencia a la creación, al Paraíso Perdido y Recuperado, a la unión de los contrarios, a la iniciación, al conflicto entre los poderes del bien y del mal y al significado de la vida, un significado que puede variar desde lo moral y social hasta lo psicológico o mitológico y espiritual, según la interpretación y las necesidades de cada persona. Pero, ya sea psicológico o espiritual, el tema principal es la iniciación y la integración, la transformación del hombre por sí mismo con ayuda sobrenatural, la transición de lo mortal o lo inmortal en el ciclo nacimiento, muerte y renacimiento, que se repite constantemente hasta que logra trascender también y vivir feliz por siempre jamás.

Cooper, J.C.
Cuentos de hadas
pp. 175-188 

No hay comentarios:

Publicar un comentario