jueves, 2 de abril de 2015

El sueño en el aprendizaje


Julio 2003
Conferencia "Neuroplasticidad y aprendizaje"
Dr. Nolasc Acarín
Jefe de la sección de Neurología del Hospital universitario del Valle Hebrón de Barcelona.
 
"Para que sea posible sistematizar y grabar aquello que se aprende hace falta, además de potenciar el aprendizaje de las emociones, dejar entrar el sueño y el descanso en las aulas. Desde esta perspectiva nuestras aulas son poco saludables: no hay espacios para reordenar, sistematizar, procesar y fijar la gran cantidad de estímulos y aprendizajes a los que sometemos a los niños.
El descanso y el sueño son factores decisivos para la plasticidad del cerebro y el aprendizaje...Durante la fase REM del sueño, unas dos horas de las ocho que dormimos, fijamos la memoria. El sueño y los sueños desempeñarían una función de criba descartando las informaciones innecesarias o emocionalmente no deseadas".
 
Aprendemos cuando aquello que hacemos sirve para algo. Esta idea entronca con el concepto de motivación como efecto del descubrimiento de un valor y pone de manifiesto la estrecha relación entre valores, necesidades y emociones, pues al fin y al cabo valoramos como útil y/o deseable todo aquello que contribuye a satisfacer algún tipo de necesidad vital. La eficacia tiene que guiar nuestra tarea en el sentido de contribuir a formar cabezas más ordenadas, no más llenas. El trabajo inútil lleva a la depresión.
 
La sobrecarga de estímulos de todo tipo, sumada a la que generan los videojuegos, etc. produce en el cerebro una tensión que cuando llega a su límite se libera en forma de bloqueos, depresiones o descargas de tipo epiléptico...Desposeemos a la persona del mayor bien que tiene: su propio impulso vital...Sabemos que de esta manera es imposible que las personas crezcan sanas, pero continuamos.

Des-edúcate
PP. 138-140

No hay comentarios:

Publicar un comentario