lunes, 18 de mayo de 2015

¿Qué es la proyección?

Los primeros cinco aspectos están relacionados con el proceso figura-fondo
1.- La proyección es un mecanismo de defensa.
Las emociones que se experimentan ante ciertas figuras (personas o situaciones) que desatan conflictos en el fondo, provocan el funcionamiento de mecanismos de defensa, tales como la represión, la negación, el desplazamiento, la deflexión, la proyección, la introyección, la retroflexión, la confluencia, etc.
Los mecanismos de defensa son considerados como parte de las funciones del Yo, y permiten mantener el equilibrio del organismo frente al embate del material del fondo. Somos 90% proyección y "donde se inicia la proyección se detiene la acción. Donde la acción se detiene empieza la proyección".
El individuo sano está en condiciones de experimentar y diferenciar de forma clara todo lo que se le presenta en primer plano. Normalmente una persona hace uso de sus resistencias y defensas sin mucha dificultad, a menos que la figura sobrepase cierto umbral.
 
2.- Es una llave de entrada al fondo, ya que permite conectarnos con las figuras de éste.
La "desestructuración de defensas" significa abrir una puerta en la resistencia para conectar las figuras del presente (polo +) con la figura original (polo -) y el conflicto subsiguiente.
Las resistencias y las defensas protegen al individuo, si éstas se abren, provocarán desorganización, primero a nivel cognitivo (pensamientos, creencias) y comenzarán conflictos en diferentes áreas de la vida; después a nivel emocional, las emociones y los sentimientos sobrepasarán el nivel de intensidad provocando desorganización física con síntomas y enfermedades.
Podemos entrar al fondo mediante dos procesos simultáneos: desestructuración de las defensas y recuperación de la proyección.
 
3.- Tiene una parte activa y una pasiva.
La proyección pasiva muestra las partes alienadas, puntos ciegos o conflictos de la persona.
En la proyección activa la persona produce en los demás aquello que no acepta en sí y que persigue en los demás.
En nuestras proyecciones siempre habrá una parte pasiva y una activa, que coinciden con la posición víctima-victimario. De niño fui víctima de determinada circunstancia, pero de adulto me convierto en el perseguidor de eso que castigaron en mí.
 
4.- Recuperar la proyección constituye un recurso en el presente.
Las personas que recuperan sus proyecciones, recogen e integran sus partes que estaban en los otros o en el medio ambiente. cuando las personas no lo hacen, quedan a merced de las circunstancias.
Una proyección recuperada es energía que me sirve para enfrentar situaciones más complejas.
 
5.- Es la base de la percepción y le da forma a la experiencia.
Una proyección que se recupera modifica la percepción de la realidad en el presente.
La emoción está a la base de la experiencia y del significado personal. El mundo que vemos es lo que nosotros hemos puesto en él.
 
6.- Refiere un concepto de proyección total.
Joseph Zinker desarrolló el concepto de proyección-polaridad que establece: "La vida es un equilibrio de opuestos irreconciliables". Los opuestos irreconciliables son la proyección de uno mismo; es decir, si hay dos lados contradictorios e inconscientes y los utilizamos para luchar entre ellos, entonces existirá el eterno juego del conflicto conocido como proyección total.
 
7.- Es un juego de espejos.
Los elementos de la proyección son las herramientas de trabajo; son el objeto de la propia proyección y representan la entrada al fondo.

Procesos básicos en Psicoterapia Gestalt
PP. 15-22

No hay comentarios:

Publicar un comentario