sábado, 16 de mayo de 2015

Trabajar la proyección compleja

Objetivo:
Llegar al fondo real del conflicto, lo cual no siempre sucede al trabajar la proyección simple.
Se requiere profundizar en el contexto de la comunicación madre-hijo(a), asumiendo que el conflicto es generado por ella.
Por experiencia sabemos que nuestras madres utilizan la vía compleja, las formas indirectas, para comunicarse con nosotros. Es decir, se vive una especie de psicología invertida.

Esquema de trabajo:
1.- Posterior a la proyección simple y puede ser por escrito o verbal.
2.- "Los mensajes invertidos de la madre"
Ejemplo: - "No me gusta que seas...hagas..." (agresión proyectada).
En el hijo se traduce como: - "Lucha por ser..." (conducta contraria).
Ejemplo: - "No me gustaría que fueras..." (proyección activa).
En el hijo se traduce como: - "soy..." (conductas reales no reconocidas).
 
3.- Recuperar la proyección simple y se le pregunta ¿cómo estás con esto? ¿cómo te sientes?
 
4.- Empieza a funcionar el mensaje invertido de la madre y aparece una negación, es decir, una afirmación en negativo, un juicio o creencia respecto a lo que hace la persona.
 
5.- Evidenciar el conflicto cambiando la expresión en una afirmación.
Aunque el paciente se niegue a reconocerlo es preciso insistir en que se dé la oportunidad de decirlo.
 
6.- Aparecen las repercusiones: ¿por qué te gusta sentirte así?
 
7a.- ¿Cuál es el conflicto?
¿De qué te das cuenta?
¿Qué significa para ti ser...?
 
7b.- ¿Cómo haces eso en el presente?
 
7c.- ¿Qué reconoces como necesidad real?
¿Qué vas a hacer?
 
Recuperar una proyección compleja es doblemente enriquecedor, por un lado te das cuenta de cómo eres, pero por el otro te hace reconocer que no quieres dejar de serlo, aunque dependiendo de la magnitud del conflicto la persona toma decisiones y hace ajustes conforme a sus necesidades.

Procesos básicos en Psicoterapia Gestalt
PP. 26-30

No hay comentarios:

Publicar un comentario