miércoles, 17 de junio de 2015

Conciencia


- Es necesario estudiar la facultad del hombre por la cual ES CAPAZ DE ENTERARSE de la conformidad o disconformidad de sus actos con las normas establecidas. A esta facultad solemos llamarla conciencia moral.
- Por conciencia moral entendemos "el juicio que el individuo emite sobre la CONFORMIDAD O DISCONFORMIDAD DE SUS ACTOS CON LAS NORMAS"
- La conciencia es el CRITERIO SUBJETIVO.
- Es un JUICIO...no un sentimiento de culpa o de satisfacción.
- La conciencia moral está antes del acto como consejera, durante el acto está presente como testiga y después del acto está como juez.
- el origen de la conciencia moral es complejo: en parte es una FACULTAD INNATA al hombre que siempre trata de racionalizar sus actitudes; parte se debe a la CULTURA MORAL de la sociedad que condiciona al niño a discernir entre el bien y el mal; parte de la EXPERIENCIA que va seleccionando inconscientemente aquellos actos que le dan más satisfacción que otros.
 
- Clasificación de la conciencia de acuerdo a la CORRESPONDENCIA CON LA NORMA: RECTA O VERDADERA Y FALSA O ERRÓNEA.
Conciencia recta: si lo que piensas que es bueno, en realidad lo es.
Conciencia falsa o errónea: si lo que piensas que es bueno, en realidad no lo es. Si el error puede superarse se llama conciencia venciblemente errónea; si por cuaquier motivo no puede superarse el error, se denomina invenciblemente errónea.
- Clasificación de la conciencia de acuerdo a la CAPTACIÓN DE LA NORMA: ESCRUPULOSA, LAXA, CIERTA, DUDOSA O PROBABLE.
Escrupulosa: cuando se capta la obligatoriedad de la norma de forma que se cree estarla violando constantemente. Crea una angustia permanente de culpabilidad.
Laxa: Es lo contrario a la escrupulosa.
Cierta: cuando se tiene la seguridad subjetiva de que se está actuando bien.
Dudosa: Se afirma la bondad o malicia de la acción, aunque no se excluye el temor a equivocars.
Probable: No hay evidencia de la rectitud de la acción porque las razones en pro y en contra son igualmente válidas.
 
Reglas generales sobre la conciencia
1.- Nunca es lícito obrar en contra de la propia conciencia, aun cuando sea invenciblemente errónea.
2.- Siempre hay que obrar con conciencia cierta. Procurar nunca actuar con conciencia dudosa.
Reglas particulares
1.- La conciencia recta o verdadera debe obedecerse en todo lo que manda y prohíbe.
2.- La conciencia ivenciblemente errónea hay que seguirla en lo que manda o prohíbe y puede seguirse en lo que permite.
3.- La conciencia venciblemente errónea no debe seguirse, sino intentar salir del error.
4.- La conciencia escrupulosa debe educarse. No se comete falta cuando, a fin de salir de ella, se viola lo que manda.
5.- La conciencia laxa debe superarse igualmente a través de la educación y la virtud.
6.- La conciencia dudosa no obliga a actuar. Es menester salir de la duda. Si no se logra, pero se hizo todo lo posbile, se convierte en invenciblemente errónea y puede seguirse o debe seguirse, según sea el precepto.
7.- La conciencia probable puede tomar cualquier opinión, con tal de que sea sólidamente probable.
 
Todo lo dicho anteriormente puede rsumirse en el principio general: "no hay que actuar si no se está moralmente cierto de que el acto es bueno o al menos indiferente".
En caso de existir duda sobre la existencia de una ley, sus condiciones, su promulgación y ámbito de obligatoriedad (duda de derecho), nadie está obligado a actuar conforme a una ley dudosa.
si la duda versa sobre si se verificaron o no las condiciones exigidas por la ley (duda de hecho), hay que seguir los principios siguientes:
- Un hecho debe probarse, no suponerse.
- Un hecho se presupone válido mientras no se prueba lo contrario.
 
Por ser la conciencia el principio más importante en la determinación de la responsabilidad moral, es necesario tenerla bien informada sobre los datos objetivo de la moralidad.

Ética Filosófica
PP. 57-62

No hay comentarios:

Publicar un comentario