viernes, 2 de octubre de 2015

Ser Humano, síntesis africana


- Al igual que el modelo chino de ser humano pleno, en el modelo africano de la cultura akan, la realidad del mundo nos muestra la realidad del hombre. Para convertirnos en personas plenas debemos ser creativos, como la tierra.

Las características de una persona plenamente realizada en la cultura akan de África Occidental son: lograr una personalidad creativa y aprender a sostener relaciones productivas.
- Un proverbio tanzanio dice: "En el mundo, todas las cosas son dos y dos". En otras palabras, todo el mundo es una fusión de contrarios que forman una unidad, pero permanecen separados. Son dos, se convierten en uno, siguen siendo dos.
- En Benín, un país de África occidental, "mawu", el principio femenino, es la fertilidad, la maternidad, la vida, la creatividad, la bondad, el perdón, la noche, la frescura, el descanso y la alegría; mientras que "lisa", el principio masculino, es el poder, la belicosidad, la muerte, la fuerza, la rudeza, la destructividad, el día, el calor, el trabajo y todas las cosas toscas.
Las descripciones de mawu y lisa guardan una sorprendente semejanza con los principios chinos del yin y yang. La idea de unidad expresada como dualidad y dualidad en la unidad es frecuente en el mundo no occidental, el modelo fundamental es la polaridad femenina-masculina.
Las mujeres en relación con los hombres, y éstos en relación con aquéllas, expresan complementariedad, tensión y equilibrio; cada uno representa la otredad y, en conjunto, construyen la creatividad.
Un nombre andrógino convoca en el niño que lo ostenta lo mejor de ambas naturalezas, la femenina y la masculina, y ofrece un ideal de síntesis, de unidad en la dualidad.
- En Benín, la deidad suprema lleva el nombre Mawu-Lisa, la encarnación de los dos sexos. El pueblo ga de Ghana da a su Dios Supremo un nombre que se traduce como Dios Padre Madre Cielo. Los akan de Ghana expresan esta unidad, que representa una dualidad, al darles nombres personales que constan de dos partes y en los que una mitad es femenina mientras que la otra es masculina. Los filósofos africanos ven en este modelo de síntesis un impresionante contraste con las teorías occidentales modernas que se basan en el conflicto.



- En los modelos oocidentales la imagen básica del ser humano es la del individuo agresivo o depredador. Por el contrario, las culturas africanas describen a los humanos como seres sociales, donde la comunidad existe para beneficio del individuo y éste existe para el beneficio de la comunidad. Un individuo fuera de la comunidad no es nada. La verdadera prueba para ser una persona consiste en llegar a ser un miembro responsable de la sociedad, al aprender a armonizar sus propios intereses con los de la comunidad.
- Al dotar a cada ser humano, antes de su nacimiento, con una partícula del ser divino llamada okra, Dios asegura que cada uno tendrá dignidad y un valor intrínseco. Cada okra recibe un destino individual que debe cumplir antes de ir a la tierra para nacer como hombre y mujer, y luego el okra sobrevivirá la muerte para convertirse en ancestro.
- En sentido existencialista, es necesario ganarse la identidad de persona plena. Una persona se convierte en ser humano plenamente realizado a través del curso de una vida bien vivida. Esto se parece al existencialismo occidental; la diferencia radica en que el modelo africano no concibe un recorrido solitario e individual, sino un viaje comunal y social.




Raíces de la Sabiduría
pp. 142-143 

No hay comentarios:

Publicar un comentario