martes, 10 de noviembre de 2015

Características de la relación Yo-Tú


Para poder relacionarse, dos personas separadas y auto-definidas deben conectarse y reconocerse entre sí, manteniendo también sus identidades separadas.
De todas las formas de contacto, el contacto del núcleo de una persona con el núcleo de otra es el que tiene el máximo poder de sanar las facciones en conflicto dentro de una persona.

Cinco características del contacto en la relación dialogal Yo-Tú de la terapia gestáltica:
1. Inclusión
El terapeuta acepta la experiencia fenomenológica del paciente, entra respetuosamente a su mundo fenomenológico, lo vivencia y acepta tal como es.
- Es vivir en la polaridad Tú del mundo del paciente (Buber)
- Por respeto, el terapeuta pone entre paréntesis sus perspectivas de vida, la información y los juicios.
2. Presencia
El teapeuta muestra su verdadero sí mismo.
- Se permite ser quien es en respuesta al ser del paciente. Muestra sus dudas, expresa sus limitaciones, rabia y aburrimiento; comparte sus observaciones de aspectos negados del cliente, etc.
- Buber dice que aceptar al otro tal como es en un momento dado, es una condición necesaria pero no suficiente. Un terapeuta exitoso además, confirma a la persona en su más pleno potencial (Friedman). Tal terapeuta trabaja con lo que la persona está llegando a ser, aún cuando ella no lo manifiesta actualmente.
- Un encuentro real de personas, a veces significa dar algo no deseado, por ejemplo, retroalimentación precisa.
3. Compromiso con el diálogo
El terapeuta dialogal permite que lo que está "entre" tome el control.
- Significa una relación basada explícitamente en lo que se vivencia, y respetando lo que vivencia el otro.
- Una relación se desarrolla cuando dos persona, cada una con existencia y necesidades personales separadas, se contactan reconociendo y permitiendo las diferencias entre ellas. Esto es más que la combinación de dos monólogos, son dos personas en un intercambio significativo.
- El resultado es el "entre" que ninguno puede controlar. Se produce un flujo de energía afectiva entre ellos. Ambas personas renuncian al control de su persona, de la otra y del resultado. No se puede saber lo que ocurrirá como si fuera un objeto manipulado o idealizado.
- Después de estar presente, haberse mostrado y arriesgado, entonces y sólo entonces es posible que se desarrolle el Tú entre las personas.
- Ni siquiera las actitudes “humanistas" se deben proponer como el principio para vivir pues se convertirían en "deberías". Y un debería humanista es a pesar de todo un debería.
- El objetivo de la terapia gestáltica es sólo el Darse Cuenta y con él la auto-responsabilidad y la opción.
- Comprometerse con el diálogo significa tener fe en la dignidad inherente de cada persona y en su capacidad para regularse organísmicamente.
4. No explotación
La terapia gestáltica es una relación persona a persona no explotadora ni manipuladora, en la cual el terapeuta considera a cada persona como un fin en sí misma. La relación es horizontal, aunque con una diferenciación de tarea/rol.
- Se pueden distinguir cuatro formas de explotación:
a) Una persona tratada como un medio para un fin.
En gestalt cada persona, cada encuentro, cada momento es tratado como un fin en sí mismo. Si el encuentro lleva a una sanación, los valores del terapeuta todo es secundario frente al énfasis de lo que es. Tampoco el terapeuta es un medio para un fin, también es una persona.
b) Desigualdad en el lenguaje (verticalidad).
Paciente y terapeuta hablan el mismo lenguaje de experiencias centradas en el presente. El modelo médico de paciente-enfermo e intervención dirigida sólo por el terapeuta, es un ejemplo de la actitud vertical.
El enfoque horizontal afecta la forma como se usan las técnicas. En el crecimiento dialogal, el paciente aprende lo que verdaderamente él puede hacer. La sanación es el surgimiento organísmico interno del paciente en el DArse Cuenta y en el mundo.
c) El terapeuta no realiza plenamente su trabajo.
Cuando el terapeuta no se responsabiliza de su competencia técnica y de la buena relación. Ni la autenticidad, ni las habilidades usadas, ni la cración de técnicas son suficientes sin lo otro.
d) No tener en cuenta el límite contextual apropiado.
5. Vivir la relación.
Contactar es vivir más que hablar acerca de vivir. Es relacionarse con lo inmediato y con a vida ahora.


Proceso & diálogo en psicoterapia Gestalt
pp. 206-221 

No hay comentarios:

Publicar un comentario