lunes, 21 de diciembre de 2015

Psicoterapeuta narrador


"Espero...inculcar en los terapeutas practicantes una mayor consideración del aspecto clave que la narrativa juega en el proceso de psicoterapia."[...]

"Fui primeramente formado para pensar como un científico de la medicina y mis textos de terapia de grupo recogían, siempre que fuera posible, la investigación empírica. Mas tarde, a medida que exploraba el campo de la terapia existencial, me pareció evidente que la investigación empírica tenía menos que ofrecer: las preguntas que están en torno a las respuestas profundamente subjetivas de la condición humana no se prestan a la investigación empírica. Por consiguiente, la mayor parte de mi trabajo en terapia existencial se basa, primordialmente, en la investigación filosófica: la mía propia y la de otros".[...]

"Aunque puedo situar mi atracción por la literatura ya en mis primeros años de vida, hubo un momento concreto en mi educación que supuso para mí un punto de partida en lo relativo al poder de la narrativa. Como estudiante de tercer año trabajé como administrativo en psiquiatría y me fue asignada mi primera paciente...Yo no sabía casi nada de psiquiatría...tampoco sabía nada sobre lesbianas, aparte de un estimulante pasaje de Proust en el que Swann espiaba a dos mujeres haciendo el amor.
¿Qué podía ofrecerle? Todo lo que podía hacer, decidí finalmente, era permitirle ser mi guía y explorar su mundo tan bien como pudiera".[...]

Su historia me conmovió...yo fui el primer hombre que la escuchaba...desarrollamos una tierna, e incluso amorosa, relación...parecía progresar rápidamente.
Al presentar el caso fue asombroso el silencio, todos inmóviles. Para mi asombro no hubo preguntas sino algunas alabanzas.

"Mi experiencia en aquella presentación fue una revelación, un momento de repentina, profunda y clarificadora comprensión. ¿Cómo había yo producido tal interés en aquel público tan distinguido? Ciertamente, no por la exposición de alguna teoría clarificadora. Ni por la descripción de una línea de terapia sistemática y efectiva. No, lo que yo había hecho era algo bastante diferente: YO HABÍA TRANSMITIDO LA ESENCIA DE MI PACIENTE Y DE NUESTRA RELACIÓN EN LA FORMA DE UNA HISTORIA INTERESANTE. Siempre había sabido cómo contar historias y ahora creía haber encontrado una vía para poner esa habilidad al servicio de un buen uso. Salí de aquella conferencia, hace ahora cuarenta años, sabiendo que la psiquiatría era mi vocación. Y ciertamente, sabiendo también que, de alguna manera, todavía sin saber cómo, mi particular contribución a la psiquiatría sería como narrador".



Irvin D. Yalom
Psicología y Literatura
1-4 

No hay comentarios:

Publicar un comentario