martes, 16 de febrero de 2016

Enfoque de Laura Perls


- MOTIVACIÓN
Todos los pacientes se niegan a tal o cual cosa en algún momento. Sospecho del paciente que exhibe gran insight y lleva su sufrimiento a flor de piel, y actúo con precaución ante el hiperansioso que se muestra entusiasta y cooperativo, acepta y confirma lo que le dice el terapeuta, aprende la jerga en un santiamén y sueña como lo establecen las reglas.
Los problemas relativos a la proveniencia del paciente y su motivación no me interesan demasiado. El punto de partida es el contacto personal estrictamente sobre la base de a conciencia. Me centro en lo que es, en lugar de hacerlo sobre lo que no es o debería ser.
- HECHOS, SENTIMIENTOS Y CONTACTO
Comparto verbalmente sólo aquellos hechos que, según soy consciente, permitirán al paciente dar por sí mismo el próximo paso... Únicamente relatará mis experiencias propias si creo que con ello puedo contribuir a un percatamiento más cabal de su propia posición y potencialidades... Recurro a todo tipo de contacto físico cuando creo que puede facilitar el próximo paso del paciente en su toma de conciencia.
Parece haber gran divergencia de opiniones y mucha ansiedad en torno a la admisión del contacto físico en la terapia. Si queremos ayudar a nuestros pacientes a realizar más cabalmente como verdaderos seres humanos, debemos afrontar con valentía los riesgos implícitos en ser humanos.
- ACTING-OUT
La misión del terapeuta no es interferir o impedir el acting-out , que es la única forma posible del cliente en este momento, sino ayudarlo a confiar en sus propios recursos para alcanzar una conducta más continuamente integradora.
Castigarlo por confiar en lo que hace provoca casi siempre una reacción negativa...El terapeuta punitivo hace acting-out de la peor ralea, y por las mismas razones que el paciente: porque no sabe qué otra cosa hacer, porque él mismo no cuenta con suficiente apoyo como para brindarlo cuando más se lo necesita.
- NATURALEZA BÁSICA DEL HOMBRE
El problema fundamental consiste en volver aceptable la vida para un ser cuya característica dominante es tener consciencia de sí mismo como individuo singular, por un lado, y tener consciencia de su mortalidad, por el otro. Lo primero le da una sensación de importancia, lo segundo miedo y frustración. Suspendido entre estos dos polos, vibra en un estado de tensión y angustia del que aparentemente no puede librarse. Esto origina diversas soluciones neuróticas.
Cuando se anula la toma de conciencia y la expresión de singularidad e individualidad, el resultado es la uniformidad, el tedio, el sinsentido, la cultura de masas, en la que la conciencia de la muerte se torna intolerable y debe enajenarla de sí a cualquier precio, "divirtiéndose" o excitándose artificialmente (alcohol, drogas, delincuencia). Cuando se da a la singularidad e individualidad demasiada importancia, nos encontramos con un falso "humanismo" en el que el hombre es la medida de todas las cosas. Como formación reactiva aparece, ora el hastío, ora un falso compromiso, una búsqueda frenética de seudocreatividad. Según mi experiencia, la verdadera creatividad está unida a la conciencia de la mortalidad.


Teoría y técnica de la Psicoterapia Guestáltica
pp. 130-134 

No hay comentarios:

Publicar un comentario