jueves, 11 de febrero de 2016

Psicoterapia de crisis


- El viaje en que consiste la vida vivida está sometido a un proceso de cambio y ritmo que se despliega en el espacio y en el tiempo de acuerdo a su propia naturaleza.
Este ritmo y cambio es concreto; está vinculado con el corazón, los intestinos, los sentimientos, la sangre, los músculos y el corazón.
- En una crisis, la persona se halla ante una encrucijada: por un lado, lo que es, por el otro, lo que puede ser si cambia.
- La crisis se produce cuando la persona enfrenta las exigencias que le formula la comunidad. Su modo de vida acostumbrado se ha vuelto menos viable en la comunidad. Con este enjuiciamiento la persona crece. La persona quiere crecer y a la vez retrocede frente al dolor.
- Como hay rigideces intrínsecas en la personalidad, a veces se pasa por alto la señal organísmica y se elige la evitación y la comodidad.
- "Para que una crisis sea verdadera y no meramente imaginaria, la persona debe sentir sufrimiento y conflicto".
- El terapeuta no podrá ofrecer ayuda real si piensa mantenerse ajeno al compromiso, a la confrontación. La ampliación de la frontera de la persona en crisis depende del encuentro, de la entrega. Al mismo tiempo se confía en la sabiduría del organismo que ha de guiar y apoyar a ambos hasta que lleguen al núcleo de la crisis.
- El clímax es el encuentro con el estado condicionado de conducta y el enjuiciamiento o modificación de las pautas de conducta que bloquean a la persona. Es un proceso destructivo o desestructurador, a fin de que la persona genere nuevas pautas, que puedan sustentar mejor su presente estadio de desarrollo.
- Generalmente los síntomas agudos de la crisis son: depresiones, angustias, temores, conversiones, manipulaciones, sensaciones de desamparo, etc.
La percepción de los síntomas por parte del terapeuta es una cuestión importante para el progreso futuro de la terapia.
- "Considero los síntomas como fragmentos valiosos de conducta, que pueden volverse en apoyo de la persona cuando aprende a descifrar lo que está diciendo en estos niveles de su ser. Concibo la persona como un centro abierto de conciencia que avanza en su desarrollo, como lo evidencian sus síntomas. A causa de ello, no es necesario ningún "tratamiento" para elaborar la crisis; lo que necesita es educación, aprendizaje, indagación, conversación. La persona no necesita convertirse en paciente para que la terapia actúe.
La tarea no consiste en algo que un terapeuta hace a un paciente, sino en el estudio de las formas de estar junto a esa persona para que ella pueda, en definitiva, estar junto a otras".
- La intervención en la crisis se verá con más claridad si se contestan dos interrogantes:
1.- ¿Cómo interviene el terapeuta en la crisis, como una "dificultad" o como una "neurosis"?
El terapeuta se involucra desde su concepción de "persona" y de "salud". De ello depende el tipo de apoyo que prestará.
La persona con dificultades no está incapacitada para hacer algo por sí mismo.
Algunas personas sólo requieren aprender ciertas técnicas de desbloqueo; otras requieren mayor acompañamiento en la relación. Sólo con aquellas personas cuyo apoyo ha sido extremadamente inestable puede constituir un requisito esencial la plena participación del terapeuta en su campo fenoménico. [...] La plena participación e involucración es, aun en las entrevistas más superficiales, una posibilidad subyacente en todo lo que acontece...pues cada entrevista ofrece la posibilidad de entrar en contacto con el otro, y de que el propio terapeuta sea contactado y modificado.
2.- ¿Cómo capacita el terapeuta a la persona para que haga frente a la crisis con sus recursos?
El contacto en la relación es uno de los caminos para aproximarse al lenguaje verbal y al corporal de la persona. ¿Hay un mensaje unitario? ¿existe un desdoblamiento?
Así como el lenguaje puede constituir una forma de hipnosis cuando no se aprecian sus límites, su uso preciso puede ser, paradójicamente, uno de los caminos hacia la liberación. Me refiero al hecho de nombrar las cosas y las experiencias con los nombres existenciales que les han sido dados.
Si el proceso de nominación contribuye a que la persona compreda qué es lo que experimenta, el proceso de localización la ayuda a saber dónde lo experimenta y a movilizar mejor sus funciones de apoyo.
La respiración correcta es una de las técnicas gestálticas aunque no se ha aprovechado totalmente.
Las técnicas pasan a segundo plano cuando se deja lugar a la aprehensión de la conducta observada y su integración en la corriente organísmica en curso. conviene recordar la orientación experimental de la gestalt y advertir que no se trata de la aplicación de técnicas sino del descubrimiento de técnicas que sirvan a la persona en particular a resolver su crisis.

El diálogo es uno de los solventes más profundos de la hipnosis, ya que proporciona el apoyo que faltaba desde mucho tiempo atrás.
Al entrar en los aspectos condicionados de su conducta se percatará de que es una máquina carente de libertad.
La intervención del terapeuta es un problema de intuición terapéutica: el grado de necesidad que tiene la persona de las conductas condicionadas, sus posibilidades de asimilar (con ayuda) este hecho, y la importancia que tiene para su crecimiento que lo conozca.
Estos factores son los más resistentes al cambio y el ámbito más vulnerable del terapeuta, pues puede llegar a hipnotizarse o condicionarse él mismo.
El terapeuta "camarada" puede ofrecer el espacio y motivar a la persona a abandonar sus miedos para hablar "de eso" en lugar de hablarle "a eso", y expone su crisis al tratamiento, en lugar de exponerse ella misma.
"Intervenir en la crisis implica como tarea justamente crear la camaradería".

Resolución de la crisis
1.- Modificar las situaciones externas que afectan al sujeto para aminorar su urgencia. (Tal vez en el caso de las terapia con universitarios sea esto posible???)
2.- Atención a lo interno.
a) Permitirse ser enjuiciado. ¿Qué pautas condicionan y detienen a la persona?
Los métodos gestálticos de análisis de la resistencia y de integración son valiosos.
b) Despedirse. Cerrar situaciones pendientes.
c) Perdonar. Atención a los sentimientos, rencores y odios.
d) Permitirse amar. Ejercicio de la libertad.
__
Vincent F. O'Connell

Teoría y técnica de la Psicoterapia Guestáltica
pp. 233-245 

No hay comentarios:

Publicar un comentario