sábado, 30 de julio de 2016

¿Soy yo el problema?


Una noche, varios estudiantes esparcieron queso Limburgo sobre el labio superior de un compañero de cuarto mientras éste dormía.

Al despertarse, el joven sintió el mal olor y exclamó: "¡Esta habitación huele mal!"
Se asomó al pasillo y dijo: "¡El pasillo huele mal!"
Saliendo del dormitorio dijo: "¡El mundo entero huele mal!"
¿Cuánto tiempo crees que tardó en darse cuenta de que el problema estaba debajo de su nariz?
Es fácil, y hasta nos resulta natural, encontrar defectos en el mundo que nos rodea, y seguir ciegos a la manera en que contribuimos al problema. ¿Seremos nosotros el problema?

No hay comentarios:

Publicar un comentario