jueves, 11 de agosto de 2016

Relación Terapéutica en Gestalt


- Terapeuta tiene sentido etimológico de "servidor".
- Servidor tiene su etimología de "poner atención", "estar atento".

Las palabras terapia y tratamiento están emparentadas no a la enfermedad sino al servicio, a la vigilancia, al awareness.
El gestaltista está más en su lugar frente a UNA PAREJA: persona con la cual se está asociado, con quien se tiene una conversación o con quien se establece una relación. Un PROTAGONISTA: actor principal que juega el papel principal en un asunto.

IMPLICACIÓN CONTROLADA

El terapeuta y su cliente son dos "partes" comprometidas en una relación "dual" auténtica, aunque sus estatus y sus papeles sean diferentes.
El terapeuta no está retirado...tampoco en una empatía de "consideración positiva incondicional", diga lo que diga y haga o que haga...No busca comprender y mantener el síntoma...Comparte una aventura de dos en una relación de SIMPATÍA (opuesta a la empatía rogeriana  y la apatía psicoanalítica).

"La Gestalt fomenta la simpatía: el terapeuta está presente como persona en una relación actual "Yo/Tú" con su cliente. Despierta el awareness de este último en su interrelación con el medio (que es aquí el terapeuta) y explora deliberadamente su propia contratransferencia como "motor" del tratamiento".

Está centrado en el cliente pero también está centrado en sí mismo, atento a lo que siente en este instante...y no duda en compartir deliberadamente una parte de lo que siente con él. No es neutro, sino comprometido, con una autenticidad selectiva, una implicación controlada.

No es el terapeuta el que empieza el trabajo, pero tampoco acepta pasivamente cualquier cosa. Su papel es, en suma, el de permitir y favorecer, y no el de comprender o el de hacer, ni de preceder ni de frenar al cliente, sino acompañarlo.

CATALISTA

Una imagen del terapeuta ayudado por las sustancias químicas catalizadoras que:
- Acelera y amplifica las reacciones debido a su presencia;
- Actúa por intervenciones con dosis muy bajas;
- No desplaza el equilibrio interno sino que permite solamente alcanzarlo con mayor rapidez;
- Su poder está fuertemente ligado a su propio estado físico;
- Se encuentra inalterado cuando la reacción se termina.

TRANSFERENCIA

- Lo importante de la psicoterapia es el encuentro.
- El encuentro no busca modificar las cosas o lo eventos, sino la PERCEPCIÓN INTERNA QUE SE HACE EL CLIENTE DE LOS HECHOS, DE SUS INTERRELACIONES Y DE SUS MÚLTIPLES SIGNIFICADOS POSIBLES. No se busca transformar la situación externa sino la percepción interna que tiene el cliente de la situación. El trabajo psicoterapéutico favorece una REELABORACIÓN DEL SISTEMA INDIVIDUAL DE PERCEPCIÓN Y DE REPRESENTACIÓN MENTAL.

El trabajo psicoterapéutico no tendrá como fin únicamente poner al día los recuerdos perdidos (el por qué), sino también reparar los azares y las distorsiones de la relación presente (el cómo). Mientras que el cliente con mucha frecuencia está centrado sobre el contenido de su discurso o de su acción, el terapeuta de Gestalt se interesa primero en la forma, en el proceso en curso; notamos en ellos una inversión de la figura y del fondo.

"Polarizado en el aquí y ahora de la relación actual, Perls (así como Rogers), adopta UNA POSTURA EXTREMA, MANIFIESTAMENTE REACCIONARIA A CIERTAS FORMAS GROTESCAS DEL PSICOANÁLISIS, Y LLEGA A NEGAR LA FRECUENCIA Y LA IMPORTANCIA DE LOS MECANISMOS TRANSFERENCIALES".
La mayor parte de los gestaltistas no discuten la influenicia de los fenómenos transferenciales, pero se cuestionan (y divergen) en cuanto a la oportunidad de su explotación deliberada.

MANIFESTACIONES ESPOTÁNEAS DE TRANSFERENCIA

Persisten aun si el terapeuta se esfuerza en quitarlos en la medida que aparecen.

LA RELACIÓN ACTUAL Y LA CONTRATRANSFERENCIA

Establezco una relación personal actual:
- En empatía con el cliente (es decir con él)
- En congruencia conmigo mismo (es decir en mí)
- En simpatía en la relación yo/tú (es decir entre nosotros)

Las actitudes terapéuticas de sostén comprensivo y frustración oportuna, favorecen la autonomía del cliente.
El terapeuta gestalt no duda, si es necesario, en expresar su propio sentimiento en la situación del momento, para im-plicarse, no para ex-plicarse.
Recordar la IMPLICACIÓN AUTÉNTICA, CONTROLADA Y SELECTIVA: yo pienso todo lo que digo, pero no digo todo lo que pienso, y no hago todo lo que deseo.

El terapeuta se esfuerza en limitar la transferencia del cliente, estando atento para aprovechar deliberadamente su contratransferencia, principalmente su awareness permanente de su propio sentimiento emocional y corporal en eco al comportamiento verbal o gestual de su cliente.
Este análisis "en caliente" de la contratransferencia presenta un doble interés:
- Para el terapeuta, permite el control de su implicación, ayudando a conservar su equilibrio personal frente a los estrés múltiples inducidos por el cliente.
- Para el cliente, puede favorecer una toma de conciencia de sus mecanismos de huida del contacto, resistencias, o pérdidas de la función yo del sí mismo (proyección, introyección, etc.)

TRANSFERENCIA DEL TERAPEUTA

La "neutralidad" absoluta del terapeuta es un mito...Por otra parte, la no intervención es ya una toma de posición, con frecuncia muy inductora, y la retirada aliena en ocasiones más que la "pro-vocación" ("llamado" a una reacción del otro)

EL CONTROL: PRUDENCIA Y AVENTURA

El principiante debe ser capaz de afrontar con suficiente facilidad al menos cinco tipos principales de dificultades existenciales comúnmente manifestadas por los clientes: la soledad, la duda, la agresividad, la sexualidad, la muerte.


La Gestalt, una terapia de contacto
pp. 163-170, 172-174

No hay comentarios:

Publicar un comentario