jueves, 29 de diciembre de 2016

Acompañamiento

El proceso de acompañamiento es una parte medular de nuestra existencia.
Durante nuestra vida encontramos una gran variedad de personas con las cuales compartimos tiempos, etapas de nuestro crecimiento e intereses variados. Algunas de esas personas con las que convivimos se convierten en verdaderas fuentes de gratificación, respeto, apoyo y enorme satisfacción.
De las RELACIONES más IMPACTANTES en la vida de nosotros están: la de padres, hermanos, familia extensiva, amistades, vecinos, compañeros de escuela, alumno-maestro, jefe-empleado, de pareja...
Mucho de nuestro éxito y felicidad en las relaciones sociales tiene como medio ideal la capacidad de saber acompañar.
Algunas habilidades que se requieren para saber acompañar:
1.- Saber comunicar
2.- Saber escuchar
3.- Saber cómo y cuándo confrontar
4.- Saber respetar el proceso de vida en que me encuentro y reconocer y respetar el de los demás.
5.- Empatía
6.- Flexibilizar mis intereses

Que una persona se sienta acompañada significa que se sienta comprendida, escuchada, aceptada y respetada por nosotros.
Significa conocer y respetar la visión del mundo que el otro tiene.

Si de verdad queremos acompañar tenemos que conocer lo que es importante para el otro, qué es lo que el otro quiere y entonces procuraremos dárselo, obviamente si eso está a nuestro alcance, o bien ayudaremos en alguna forma a que obtenga lo que él desea.
Por desgracia el panorama general de nuestras relaciones nos muestra condiciones de trato totalmente distintas, donde destaca la intención de imponer a otro nuestras creencias, opiniones o sugerencias.

PERO ANTES DE CONOCER Y ACOMPAÑAR A OTRO INDIVIDUO HAY UN PASO PREVIO INDISPENSABLE: EMPEZAR A ACOMPAÑARSE A SÍ MISMO (reconociendo cuáles son mis puntos débiles, en qué circunstancias funciono mejor, en cuáles no, mis alcances reales, respetar mi cuerpo y mi salud, saber dónde estoy y adónde quiero llegar, etc.).



Aprendiendo a acompañar, pp. 14-17 
También aparece en "Educando con el corazón", p. 31

No hay comentarios:

Publicar un comentario