martes, 10 de enero de 2017

Acto Creativo

Jules-Henri Poincaré, matemático del siglo XIX, proponía un modelo de cuatro etapas básicas del acto creativo que, más o menos, sigue vigente en la actualidad.
La primera etapa es la preparación: sumergirnos en el problema, reuniendo una amplia gama de datos e información. Esta primera etapa conduce a menudo a un frustrante punto muerto: muchas posibilidades, pero ninguna idea esclarecedora.
En la fase siguiente, incubación, la información y las posibilidades hierven a fuego lento en el fondo de la mente. Dejamos que la mente juegue: ensoñaciones, asociaciones libres, multiplicar las soluciones posibles, pescar las ideas a medida que surgen a la superficie.
La iluminación es el momento del "¡Ajá!" en que aparece la idea reveladora. Es un momento apasionante, una culminación.
La fase final es la ejecución: llevar a cabo mediante la acción. Esto requiere una tenacidad empecinada, pese a todas las objeciones, contratiempos, duras pruebas y fracasos, típicos de cualquier innovación.

La Inteligencia Emocional en la Empresa

p. 133 

No hay comentarios:

Publicar un comentario