martes, 17 de enero de 2017

El ADN, libro de instrucciones de Dios

- El 26 de junio del 2000 se presentó el primer esquema de instrucciones del cuerpo humano. El lenguaje de Dios había sido revelado. En abril del 2003, cinco años después de la publicación sobre la "doble hélice", anunciaron la terminación de las metas del Proyecto Genoma Humano.

- Para mí como creyente, la revelación de la secuencia del genoma humano tiene una importancia adicional. Este libro estaba escrito en el lenguaje del ADN por medio del cual Dios dictó la vida al ser...Ciertamente está escrito en un lenguaje que apenas entendemos, y se requerirán décadas, sino siglos, para entender sus instrucciones, pero hemos cruzado un puente de una sola vía hacia territorio profundamente nuevo.

- El propósito de este libro no es regodearme más sobre la experiencia (de completar la lectura del genoma humano) sino más bien reflexionar sobre los modos en que el entendimiento moderno de la ciencia se puede armonizar para cree en Dios.
A este respecto, es interesante ver con cuidado al genoma de la humanidad y observar su gran tamaño, 3,100 millones de letras de código de ADN arreglados a lo largo de 24 cromosomas; y descubrir varias sorpresas.
1.- Sólo existen entre 20,000 y 25,000 genes codificadores de proteína en el genoma humano.  Sorprende que Dios escriba historias tan cortas sobre la humanidad. Otros organismos más sencillos, como gusanos, moscar y plantas simples, parecen estar en el mismo rango, es decir, alrededor de 20,000.
2.- A nivel de ADN todos somos 99.9 % idénticos. Mediante el análisis de ADN podemos decir que realmente somos una familia.
Los genetistas poblacionales concluyen que todos los miembros de nuestras especies descendieron de un conjunto común de fundadores, aproximadamente 10,000 de ellos, que vivieron entre 100,000 y 150,000 años antes.
3.- Se pueden hacer comparaciones detalladas de la secuencia de ADN con la de otros organismos y se presenta una "concordancia altamente significativa" con los genomas de otros mamíferos, menos perfecta con los peces. Incluso se encuentran concordancias con las de la mosca de la fruta y las lombrices intestinales. En algunos ejemplos particularmente notables, las similitudes se extenderán hasta los genes de la levadura y algunas otras bacterias.
Esto proporciona un soporte a la teoría de la evolución de Darwin, es decir, el que descendamos de un ancestro común y de la seleción natural operando en variaciones aleatorias.
Ahora podemos ver que la variación que Darwin postuló se explica por las mutaciones que ocurren naturalmente en el ADN. Se estima que estas ocurren a razón de un error en cada 100 millones de pares básicos por generación. (Esto significa, por cierto, que ya que tenemos dos genomas con 3,000 millones de pares básicos cada uno, uno de la madre y uno del padre, todos tenemos aproximadamente 64 nuevas mutaciones que no estuvieron presentes en ninguno de los dos progenitores).

El lenguaje de Dios

pp. 112, 118, 121-135 

No hay comentarios:

Publicar un comentario