domingo, 30 de abril de 2017

Análisis Transaccional en la Pareja

El matrimonio es la más complicada de todas las relaciones humanas.
Pocas alianzas pueden conducir a emociones tan extremadas o pueden pasar tan rápidamente de las manifestaciones de máxima felicidad a la fría acusación legal de crueldad  mental.
Si nos detenemos a pensar en la masa de datos arcaicos que cada uno de los dos cónyuges aporta al matrimonio a través de las contribuciones continuas de su P y su N respectivos, comprenderemos fácilmente la necesidad de que ambos posean un A emancipado, como condición indispensable para que esa relación funcione. Y sin embargo, la mayoría de los matrimonios son efectuados por el N, que concibe el amor como algo que siente y no como algo que hacemos nosotros mismos, y que entiende la felicidad como algo detrás de lo cual se corre y no como un producto secundario que se obtiene cuando se trabaja en la felicidad del otro y no en la propia. El N aparece con sus sentimientos arcaicos de no estar bien y contaminan al adulto de los cónyuges que se atacan uno contra otro.

En el Análisis Transaccional el consejero explora las semejanzas y diferencias en lo que se encuentra grabado en P-A-N de los futuros contrayentes.

Las relaciones de muchos matrimonios constituyen una complicada mezcla de juegos en los cuales aparecen el resentimiento y la amargura acumulados...(140) Cada uno de los dos cónyuges debe estar dispuesto a reconocer su complicidad en las dificultades del matrimonio (141)

el P y el N de cada cónyuge pueden conducir a una gran divergencia. la convergencia sólo es posible a través del A (145).
____

Yo estoy bien, tú estás bien

pp. 131-133, 140-145 

No hay comentarios:

Publicar un comentario