viernes, 2 de junio de 2017

Barreras en la Comunicación

Podemos darnos cuenta que el ser humano se comunica de muy diversas formas, manda cientos de mensajes a nivel verbal (7%, digital, hemisferio izquierdo), a nivel para-verbal (38%, cómo digo lo que digo, tono, velocidad, timbre, volumen, metacomunicación), y a nivel corporal (55%, con qué parte de mi cuerpo lo avalo, gestos, posturas, accesorios, artefactos, espacio físico, etc.); así establece patrones diferentes de relación.
Aunado a estos tres porcentajes tenemos el contexto.

- La metáfora de la mesa.
El lenguaje verbal, pertenece al hemisferio izquierdo, representa el 7% y está por encima de la mesa. Por debajo de la mesa está el 93% !!!!!

Las barreras de la comunicación son una serie de conductas que hemos aprendido desde pequeños, en la familia y que la cultura mantiene como "la mejor respuesta" que podemos ofrecer. No se niega que detrás de éstas existe una intención amorosa, sin embargo, el mensaje que se envía es de desaprobación, no aceptación e intentos de cambiar al otro.
Las barreras de la comunicación dificultan la toma de conciencia de los sentimientos, pensamientos y comportamientos al distraer a la persona de su experiencia y ponerla a la defensiva, creando así un clima de inseguridad emocional que favorece la baja autoestima y ausencia de responsabilidad. Por lo que son consideradas como formas inadecuadas de responder en una relación que pretende la facilitación del crecimiento de la persona, sea de maestro-alumno, padres-hijos, orientador-orientado, esposo-esposa.

Ejercicio: Compartir con un amigo una experiencia de dificultad o preocupación...
Analizar las respuestas en el intercambio...


- La trecena sucia (Dra. Cecilia Álvarez)
1.- Ordena-mandar
Por encima de la mesa: "Tú debes...Tú tienes que..."
Por debajo de la mesa: Invita a ser comprobadas. Promueve una conducta rebelde y vengativa.

2.- Aconsejar-Dar soluciones
Por encima de la mesa: "¿Por qué no le haces así...?, Lo que deberías hacer es..., Lo que no deberías nacer es...,
Por debajo de la mesa: Puede implicar que el otro no es capaz de resolver sus asuntos. Provocar rechazo y rebeldía.

3.- Advertir-amenzar
Por encima de la mesa: "Si tú no haces, entonces...más te vale..., Si tú no te cuidas, luego no te quejes".
Por debajo de la mesa: Puede producir miedo, sumisión. Invita a ser comprobadas. Puede causar resentimiento, enojo, rebelión.

4.- Moralizar-sermonear
Por encima de la mesa: "Tú debías..., Tu responsabilidad es..."
Por debajo de la mesa: Crea "obligación" o sentimiento de culpa. Puede causar que el otro se encapriche y defienda más su posición. Demuestra falta de confianza en el sentido de responsabilidad del otro.

5.- Juzgar-criticar-culpar
Por encima de la mesa: "Esta es una manera muy inmadura de comportarte". "Estos sentimientos no son adecuados". "Siempre serás igual, no cambiarás".
Por debajo de la mesa: Implica incompetencia, estupidez, mal juicio. Despierta en el otro miedo de ser juzgado negativamente o regañado. El otro puede aceptar tales juicios como verdaderos o represalias.

6.- Alentar-consolar
Por encima de la mesa: "No te preocupes, mira, son momentos de la vida. Quita esa cara y mejor ponte a trabajar, eso te distraerá". "Te sentirás mejor si te vas al cine".
Por debajo de la mesa: Causa que el otro se sienta incomprendido. Provoca fuertes sentimientos de hostilidad (Es fácil para ti decir eso). El otro recibe el mensaje: "No está bien que te sientas así".

7.- Comentarios denigrantes-ridiculizar
Incluye los insultos, sarcasmos y otras formas de descalificar o devaluar.
Por encima de la mesa: "Eres un desconsiderado que no te fijas...Eres tan insensible...Vamos cálmate, no tiene importancia. Esas cosas sólo se te ocurren a ti. Siempre exageras, habrá que creerte la mitad. Haces una tempestad en un vaso con agua".
Por debajo de la mesa: Puedes causar que el otro se sienta sin valor, sin aceptación. Puede tener un efecto devastador en la imagen que el otro tenga de sí mismo. Provoca represalias verbales.

8.- Preguntar-interrogar
Por encima de la mesa: "¿Por qué te comportas de esa manera?, Dime, ¿por qué lo hiciste?, ¿qué no piensas? y ¿quién te dijo?. ¿Estás seguro de que fue así?
Por debajo de la mesa: Contestar las preguntas provoca resultados negativos, por eso el otro aprende a contestar a medias. Respuestas que nada dicen o evitar contestar. Pueden resultar persecutorias para la otra persona.

9.- Analizar-diagnosticar
Por encima de la mesa: "Estás cansado nada más". Lo que tú necesitas es darte un momento y analizar en lugar de ser tan impulsivo". "Mira, si te calmas las cosas mejorarán, te enojaste y echaste todo a perder".
Por debajo de la mesa: Puede ser amenazante y frustrante. El otro puede sentirse atrapado, expuesto, o pensar que no creen lo que dice. Frena la comunicación del otro ya que tiene miedo de que distorsionen o que conozcan su punto vulnerable.

10.- Adular-aprobar
Por encima de la mesa: "Tienes razón esa persona es...". "Vas bien, no te importe lo que digan los demás", "Tú siempre tienes la mejor respuesta", "Mira, contigo a la cabeza no pueden salir mal las cosas".
Por debajod de la mesa: Implica altas expectativas. Parece que el que habla es superior y que manipula. Quiere ganarse al otro a toda costa.

11.- Desviar-alejar-interrumpir
Por encima de la mesa: "Vamos a hablar de las cosas agradables". "Mejor cuéntame: como va..."
Por debajo de la mesa: Es mejor evitar las dificultades, los conflictos, las diferencias. Lo expresado por el otro no es importante. Evita explorar. Se usa para competir por la atención.

12.- Interpretar
Por encima de la mesa: "Esa es una típica respuesta histérica". "Lo que estabas expresando era la agresión que sentías". "Los problemas en tu casa los traes a la escuela".
Por debajo de la mesa: El otro se siente observado. Implica una evaluación y generalmente es negativa. Se juzga desde el otro alguna conducta o actividad. Existe riesgo de equivocarse.

13.- Dominar la conversación
Por encima de la mesa: "Eso me pasó a mí la semana pasada". "Para tragedia la que le pasó a un primo". "No, si vieras lo que a mí me pasó". "Cuando yo estaba como tú..."
Por debajo de la mesa: Comunica que no hay interés por escuchar al otro y deseo jalar la atención a mi. El otro se utiliza como trampolín para mi foro. Puede establecer competencia.

Reflexión: ¿Cuáles son las tres barreras más usadas en tu familia de origen? Poner ejemplos. ¿Cómo te sentías cuando las usaban contigo?. ¿Qué efectos han tenido y tienen en tu vida?. ¿Cuál de ellas tú repites en la actualidad? ¿Qué consecuencias tiene en tus relaciones?

Sergio Michel y Rosario Chávez
Manual. Facilitar: un camino para educar en el amor

pp. 70-84 

No hay comentarios:

Publicar un comentario